Search
  • Chris Kirkby

¡YA LLEGO LA LLUVIA! Tiempo de reproducción (por Alberto Garcia-Ayachi, Coordinador)

23 March 2017

Para comprender un poco más sobre la vida de los anfibios en las zonas bajas de la Amazonía, explicaremos brevemente algunos caracteres que nos ayudara a entender lo que sucede en el maravillo mundo de los anfibios y como esta forma parte de un día espectacular en el equipo de herpetología al realizar investigación en la Comunidad Nativa Boca Pariamanu.

Es muy conocido la bi-estacionalidad de los bosques en las zonas bajas de la Amazonía peruana, donde se desconocen las estaciones de otoño, invierno, verano o primavera; conociéndose sólo la temporada seca (vaciante) donde el caudal de los ríos desciende debido a carencia de lluvias, y la temporada húmeda (creciente) caracterizada por abundantes lluvias, causando el incrementando del caudal de los ríos ocasionando inundaciones.

Así en la Amazonía muchos de los anfibios se han adaptado a estas estaciones, presentando distintos y característicos periodos reproductivos; existiendo especies que se han adaptado a reproducirse solo en temporada seca como la rana gladiador Hypsiboas boans, donde las hembras crean colosos en las orillas de los ríos y quebradas para que así los machos inicien una lucha épica, donde el ganador tendrá derecho a aparease con la hembra en un abrazo copulatorio conocido como amplexus. Así mismo existen muchas especies que aprovechan la temporada de lluvias para reproducirse, la mayoría de ellos utilizando pantanos y cochas y otras fuentes de agua, así por ejemplo encontramos ranas pertenecientes a la familia Dendrobatidae y Craugastoridae, que utilizan fitotelmas o aprovechan las hojas caídas que almacenan agua, como ejemplo las bactreas de las palmeras. Estas adaptaciones se pueden comprender a fondo al revisar la compleja historia natural los anfibios, quienes presentan distintos modos reproductivos, la cual incluye estadios larvales y metamorfosis radical, con la transición de una forma de vida totalmente acuática a una terrestre.

Amanece en la selva, el cielo está cubierto de nubes y una leve llovizna cubre a la comunidad Boca Pariamanu, en todo el sonido de la lluvia se escucha algo distinto, un bullicio que proviene de un lugar cercano, al parecer hoy será un día diferente, {…}. El equipo de herpetología se prepara para salir en busca de nuevas emociones y aventuras en este día que promete ser diferente y maravillarnos con lo que podamos encontrar, pero comienza a llover con mayor fuerza y nos sentamos a esperar que pase la lluvia […], pasan como dos horas de una lluvia fortísima y el bullicio se escucha aún más; salimos en busca del lugar de donde proviene esos sonidos, caminamos entre los árboles y al acercarnos descubrimos que toda esos sonidos provienen de un pantano y sorpresa el pantano está lleno de cientos y cientos de ranas que croan de forma desordenada y arrítmica, su canto es una sonido ensordecedor; decidimos capturar algunos especímenes para conocer las especies presentes, pasa el tiempo y hay muchas especies cantando, donde machos y hembras buscan atraer pareja para poder reproducirse y llenar con más ranas el pantano, capturamos ranas de distintas formas, tamaños y colores, los hay de color amarillo, gris, verde, naranja, marrón; van desde pequeños a grades; con cuerpos alargados, redondos y planos. Las ranas saltan a nuestros pasos tratando de escapar, es una completa locura en este pantano, seguimos caminando y de pronto vemos unas aves que saltan y saltan entre las plantas acuáticas, decidimos quedarnos quietos y observar para dar respuesta a las preguntas que nos invaden en estos momentos como: ¿Qué pasa? ¿Por qué esas aves muestran ese comportamiento?, y descubrimos para sorpresa nuestra que las aves son predadores de las ranas que se encuentran entre las plantas acuáticas, las ranas saltan desesperadas en su afán de escapar, brincando por todas partes; así pasa el tiempo y llega el momento de regresar al campamento a almorzar y descansar, prometiéndonos regresar en la noche y ver qué sorpresas más nos tendrá el pantano.

El cielo está aún cubierto de nubes y cae la noche en Boca Parinamanu; al caer la noche el cantar de las ranas se hace más fuerte; {…} listos con nuestras linternas, botas y mucha energía, salimos nuevamente hacia el pantano y al acerarnos observamos que algunas ranas van saltando en dirección al pantano, al llegar el sonidos es ensordecedor y encontramos un mayor número de individuos, que se encuentran por todas partes, algunos están sobre las hojas, otras entre las ramas, algunas nadando o simplemente quietas en el agua, el número de especies se ha incrementado, así encontramos especies como el pacman frog (Ceratophrys cornuta), the gialat monkey frog (Phyllomedusa bicolor), ente otros, algunos de ellos ya encontraron pareja y se encuentran unidos en un abrazo copulatorio (amplexus) donde la hembra va soltando los huevos y el macho las va fecundando en el exterior.

Con la aparición de las ranas, como en el caso de la tarde, los predadores también se hacen presentes esta noche en el pantano, para aprovechar la abundancia de alimento (ranas) que se encuentran en el pantano, así encontramos a una arañas prendado ranas, seguimos caminando y uno de nosotros divisa a lo lejos unos ojos grandes brillando en el pantano, comenzamos a acercarnos lentamente para descubrir a que animal pertenece esos ojos brillantes, al acercarnos vemos que es una caimán blanco que se encuentra en el pantano, lo seguimos en el intento de capturarlo y escapa a nuestro paso, seguimos caminando y entre las plantas acuáticas Alberto observa una serpiente y con una voz marcial dice ¡¡¡Es una shushupe, voy a capturarla!!!, nos pide mantener una distancia prudencial por razones de seguridad, hasta que él la capture, debido a que es una de las serpientes más venenosas y grandes de la Amazonía; Alberto corta una rama que luego lo usará en la captura del animal nos explica, Alberto se acerca con cautela a la serpiente que mide más de dos metros y se encuentra sobre algunas plantas acuáticas, la serpiente observa a Alberto, quien cada vez está más cerca de la serpiente, Alberto con la rama comienza a empujar la serpiente desde el centro del pantano hacia una de las orillas y nosotros observamos atentos, al llegar a la orilla Alberto presiona la cabeza de la serpiente contra el suelo y rápidamente la captura a la serpiente por el cuello, corremos hacia Alberto para ayudarle a poner la serpiente dentro de una bolsa para serpientes, Alberto termina de amarrar la bolsa y celebramos emocionados y alegres la captura.

Después de capturar muchos especímenes de diferentes especies, observar algunos predadores, perseguir un caimán y capturar a la “shushupe” decidimos regresar al campamento; mientras caminamos conversamos de las diferentes ranas que hemos encontrado y capturado esa noche, de cómo perseguimos al caimán de lo divertido que sonó la voz de Alberto al encontrar a la serpiente, la que nos recordaba a Ash del dibujo Pokémon cada vez que éste encontraba un pokémon, llegamos riendo y un poco cansados al campamento, y aún podemos escuchar a las ranas cantando desenfrenadamente.

0 views

© 2010-2020 by Fauna Forever      Proudly created with Wix.com